Presentación Alejandro Viudes

He tomado la decisión de crear esta sección para presentar mi historia fotográfica, mi equipo actual y mi forma de trabajar para que me conozcáis un poco antes de la próxima sesión.

Con más de 10 millones de fotos a mis espaldas a través de mis más de 20 años en distintas disciplinas fotográficas, he pasado por distintos momentos en mi carrera que me han permitido conocer a una gran cantidad de personas de distintos sectores…
Mejor hablamos del futuro, a nadie le interesa conocer la historia de alguien que no conoce.
Mi equipo fotográfico es mi experiencia unido a mi forma de ver las cosas, mis exigencias para dar la calidad que me gusta y la preparación de las sesiones. Que tenga un equipo fotográfico importante, por supuesto, tiene que ver, pero un buen equipo no sirve de nada si no lo sabes manejar.

Me gusta:
Por encima de todo, gente que da confianza, que deja hacer ideas, con la que es fácil comunicarse y no está poniendo un montón de faltas de ortografía (por ejemplo «ha bale»). En la gente mayor lo entiendo y ni me molesta, pero que me escriba así alguien con 20 años, significa que cuida muy poco lo que hace, y si cuida tan poco su carta de presentación que es la escritura, menos va a cuidar lo que hagamos y el uso que hará luego de sus fotos.
Me gusta que hables, que digas cosas, que te quejes, que me digas qué te parece lo que hacemos o las ideas que propongo. Siempre voy a proponer cosas que no te gusten, y la forma en la que reacciones dirá mucho de tí. Con educación, cercanía y confianza, llegamos lejos. Con desconfianza y sin hablar, no se llega a ninguna parte, en ningún sitio.
No me molesta que me metan prisa con las fotos (hasta cierto punto), porque quiere decir que les importan y están deseando verlas. Es buena señal.
No poder hacer fotos por la risa y tener que parar la sesión, es algo que últimamente pasa en casi todas las sesiones. No como el día que estuvimos a punto de suspender la sesión por un chiste que hice y nadie podía parar de reírse, pero está bien que nos lo pasemos bien. Y si pasa, bienvenido! Reirse y pasarlo bien es mejor que cualquier foto que hagamos. Los casos en los que hay que entregar fotos a alguien, sí tenemos que tener una seriedad, porque hay unos plazos, pero las sesiones personales son para disfrutarlas.

Lo que menos, que me pidan todas las fotos que hayamos hecho. Si me pides todas las fotos de la sesión, me dará mucha pereza volver a llamarte. Todo el mundo entiende que cuando te compras un bolso no te den los materiales que han sobrado porque «total, lo vas a tirar y te da igual», pero a la mayoría de gente le cuesta entender que no todas las fotos son válidas. Si hacemos muchas es para buscar una buena foto, no para pasarte fotos al montón, porque si todas son buenas, para qué hacer más de dos con el mismo vestuario?
Tampoco me gusta lo de «mi fotógrafo». Si estamos haciendo fotos, o incluso después de la sesión, me vas a estar hablando de que tu fotógrafo hace esto o lo otro y quieres que yo lo haga igual, ¿por qué lo llamas a él?

Si compartimos sesión, es porque has visto cómo trabajo y te gusta lo que hago, y siempre aceptaré sugerencias, pero cualquier cambio me gusta hablarlo, no que intenten ponerme en el compromiso para que haga algo.
Si fuera por mí haría fotos a todo el mundo, pero no tengo todo el tiempo del mundo, ni las ganas de pasar horas delante del ordenador retocando unas fotos que no me aportan nada. Si hago una sesión de fotos, que sea porque me pagan, porque me gusta la idea que estamos haciendo, o por las dos cosas.
En algunas ideas soy muy flexible, acepto sugerencias y cambios, pero otras ideas las tengo muy claras y muy planeadas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies